Páginas vistas en total

miércoles, 20 de octubre de 2021

10 AÑOS SIN TERROR. ETA Y YO: LA AMENAZA DIFUSA.


(Reproducción de un artículo publicado en el libro "La Huella de una Lucha Justa", editado en 2014 por la Asociación de Víctimas del Terrorismo ZAITU)
--------------------------------------------------------------
     La violencia de ETA y yo tenemos la misma edad, pero no me considero un amenazado o perseguido por esa banda terrorista. Sólo soy un periodista del montón.  Nací en Madrid el 17 de Julio de 1961, el día en que la banda armada intentó descarrilar un tren en el que veteranos de guerra franquistas viajaban a San Sebastián para celebrar el 25 aniversario del llamado Alzamiento Nacional. Aquello les salió mal, pero en los siguientes 50 años asesinaron a 853 personas, según el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo de Vitoria.

     Hasta 1973, ETA asesinó a diez personas. Aquel mismo año de la Operación Ogro que acabó con la vida de Carrero Blanco, mi familia se estableció en el pueblo de mis abuelos maternos: Villasana de Mena (Burgos) y yo empecé a estudiar en Güeñes (Bizkaia). Durante 6 años comía en Euskadi y dormía en España. Desde entonces soy un hombre de frontera.

     Entre 1974 y 1979, ETA asesinó a 204 personas. En el colegio descubrí el nacionalismo, una ideología mítica en nombre de la cual muchos vascos soñaban con una patria independiente mientras unos pocos empuñaban las armas contra España. Vivir de adolescente las peripecias de la Transición me hizo un apasionado de la Política. Expresarse en libertad entrañaba riesgos como la propagación de bulos sobre mi falsa presencia en manifestaciones de ultraderecha. Ya por aquel entonces me encantaba sacar mi lengua a pasear y un compañero de clase pensó que la difamación lograría cerrar mi boca disidente. También recuerdo los “atentados” contra las pegatinas no nacionalistas que coleccionaba en mi clasificador escolar. La mayoría de las pegatas eran abertzales o de izquierdas, pero sólo ofendían las otras.

     Entre 1980 y 1984 ETA asesinó a 223 personas. Aterricé en el campus de Leioa de la Universidad del País Vasco en aquellos años de plomo. Los terroristas batieron su record sangriento de muerte en el 80, con 92 asesinatos. Cada 4 días, un crimen. Fueron también jornadas convulsas en la Universidad, pero no recuerdo que hubiese ni un solo paro o huelga en señal de cabreo por aquellos asesinatos. En cambio, cada dos por tres las clases se paraban en protesta por las detenciones de etarras o por los asesinatos promovidos por la extrema derecha o el GAL. En aquellas asambleas estudiantiles sólo se atrevían a tomar la palabra los nacionalistas, principalmente los partidarios de Herri Batasuna. Sólo recuerdo que en una ocasión habló desde la tarima un joven barbudo que se presentó como militante de las Juventudes Socialistas. En contra de mi pronóstico, no le lapidaron. Yo formaba parte del rebaño de ovejas calladas. Jamás dije en público que me parecía una salvajada asesinar guardias civiles. Sólo me atrevía a exponer mis opiniones políticas en privado o en grupos reducidos de personas de las que sabía el pie del que cojeaban. La cólera que me invadía el alma con cada nuevo asesinato terrorista sólo se manifestaba frente a conocidos. Sin embargo, la calle callaba. Euskadi se había convertido en un Gran Matadero, el Imperio de la Violencia. El PNV gobernaba desde las poltronas gracias al voto popular. HB mandaba en las plazas y calles gracias al miedo y una enfermedad moral colectiva que fue calando como el sirimiri a la sociedad vasca.

       Entre 1985 y 1998 ETA asesinó a 334 personas. En el 85 aprobé una oposición de redactor en RNE en Vitoria. Incluso en la capital alavesa, la calle era Territorio Comanche de un Movimiento Nacional que se decía liberador del Pueblo Vasco. Algunos abertzales radicales me demostraban que se sentían ofendidos por la letra “E” de España en el micrófono de RNE.
      En 1985, la calle empezó a cambiar. A las siete y media de la tarde del 26 de noviembre, unas doscientas personas se concentraron en silencio en la Plaza Circular de Bilbao tras una pancarta en la que podía leerse: “Han matado a un hombre. ¿Por qué no la Paz?” La víspera, ETA había asesinado a 3 personas: en San Sebastián al cabo del Ejército Rafael Melchor y al soldado José Manuel Ibarzabal y en Pasaia al guardia civil Isidoro Díez Ratón. A partir de ese día, los asesinados empezaron a tener cara, nombre, apellidos y familiares. Dejaron de ser sólo policías, militares o guardias civiles.  Estaba naciendo un movimiento ciudadano que acabaría convirtiéndose en la primavera de 1986 en la Coordinadora Gesto por la Paz de Euskalherria. Tras una entrevista radiofónica a José Mari Salbidegoitia, uno de los promotores de ese movimiento pacifista en Vitoria, me apliqué el cuento y empecé a acudir a las concentraciones silenciosas. Aquella experiencia de rechazar la violencia en público me reconcilió con mi condición de ciudadano.

      Entre el 83 y el 87, el GAL asesinó a 27 personas. El terrorismo de Estado fue apadrinado por Felipe González y amparado por sus primeros gobiernos socialistas. La guerra sucia dio alas a ETA, que por fin tuvo razones de peso para hablar de un conflicto que hasta entonces sólo era un invento creado por seudohistoriadores nacionalistas que habían convertido las leyendas en agravios contra la raza vasca. Los asesinatos del GAL y el tibio castigo de la Justicia contra sus fundadores, pistoleros y secuestradores llenaron de argumentos las vacías mochilas de los discursos de HB y de los comunicados de ETA. Nunca sabremos cuántos años se prorrogó esta historia de dolor por culpa de aquel Gran Error.

       En mayo de 1998 empecé a trabajar en TVE en Vitoria. El 12 de setiembre de aquel mismo año los nacionalistas firmaron el Pacto de Lizarra para abrir una negociación que acabara con el terrorismo de ETA. Cuatro días después, la banda armada anunció una tregua indefinida y sin condiciones. Fui un ingenuo. Creí que iba en serio. Como cronista político, tuve la oportunidad de contar el relato de aquellos vertiginosos días. Sin ETA, informar y preguntar libremente era más fácil, pero fueron los años de la más grosera manipulación política que ha vivido TVE. Bajo el mandato de Alfredo Urdaci en la jefatura de Informativos, se nos exigía a los periodistas que cargáramos nuestras informaciones con perversas intenciones políticas. El PNV y la izquierda abertzale se convirtieron en el enemigo a batir. También en los medios. No era fácil buscar el equilibrio y el reparto de tiempos entre los partidos en las crónicas parlamentarias para Telediario. A la vez, las presiones de los partidos sobre los medios de comunicación se redoblaron. Un ejemplo: los herederos de HB intentaron prohibir el acceso de algunos periodistas a la Sala de Prensa del Parlamento.
        1999 fue un año sin asesinatos de ETA, pero la fiesta terminó en enero de 2000, con la bomba que acabó con la vida del teniente coronel Pedro Antonio Blanco en Madrid. En febrero, me tocó vivir muy de cerca la semana más intensa de mi vida profesional: el asesinato de Fernando Buesa y su escolta Jorge Díez Elorza. Por primera vez, sentí miedo y me negué a empotrarme como periodista de TVE en la campaña electoral de Euskal Herritarrok. La cita con Arnaldo Otegi y los suyos en San Juan de Luz estaba convocada sólo dos días después del doble crimen de Vitoria. Una compañera de Madrid tuvo que venir a Euskadi a cubrir aquella campaña electoral de EH. Al terminar su trabajo, poco antes de volver a Madrid, me dijo que yo era un exagerado. Tal vez… Lo cierto es que aquel invierno de 2000 retiré mi nombre del buzón de mi casa. En mayo, ETA asesinó al periodista José Luis López de Lacalle. Mientras, mis superiores dotados de guardaespaldas nos pedían que obedeciésemos a Madrid “salvo cuando nos mandasen tirarnos de una ventana” o se escondían parapetándose detrás de un tricornio cuando las cámaras les enfocaban en un acto dentro de un cuartel de la Guardia Civil.
      Las presiones desde el otro lado también eran potentes. Refiriéndose a una información mía sobre el vigésimo aniversario del Parlamento Vasco, el portavoz del PNV José Antonio Rubalcaba, llegó a decir en una tertulia radiofónica que TVE sólo utilizó testimonios de políticos no nacionalistas. Era mentira, pero necesitaba soltarlo para añadir que “no iba a decir nada más sobre el tema para que luego no le acusasen de la responsabilidad del envío de cajas de puros a nadie”. Semanas antes, Carlos Herrera había recibido una bomba escondida en una de esas cajas. El artefacto no explotó y Herrera acabó marchándose durante un año sabático a Miami.
      En julio de 2000 dije basta. Alfredo Urdaci, a través de sus intermediarios en Madrid y Euskadi, pretendía que en una información de Telediario sobre la detención de uno de los asesinos de Fernando Buesa se dijese que había dado clases de inglés en la misma ikastola donde el lehendakari Ibarretxe había matriculado a sus dos hijas. Querían que aquella anécdota traída por los pelos ocupase una cuarta parte de la noticia. Que fuese un detalle sin importancia o que las hijas del Lehendakari y el etarra jamás hubiesen coincidido en la ikastola les daba igual. Querían carnaza contra los nacionalistas. Aquel día dije NO, aunque aquella intoxicación fue emitida en Telediario con la voz y la firma de otro. Abandoné la información política de primera línea y me pusieron a hacer deportes. Le di buena suerte al Alavés, al que seguí hasta la final de la Copa de la UEFA que perdió en Dortmund frente al Liverpool. También coroné al Baskonia como subcampeón de Europa tras una eliminatoria al mejor de 5 partidos contra el Kinder de Bolonia. Todo ello en mi primera temporada como periodista deportivo, aunque no abandoné por completo la información política, de Cultura o Sociedad. Una redacción con dos periodistas no permite mucha especialización.

        Entre 2000 y 2010 ETA asesinó a 58 personas. A mitad de esa década hubo otra tregua táctica, rota en 2006 con la bomba de la T4 de Barajas. Gracias a aquel alto el fuego, en 2004 y 2005 no asesinaron a nadie. A mi edad, sólo he conocido 16 años enteros sin crímenes terroristas: 1961, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 70, 71, 99, 2004, 05, 11, 12, 13 y 14.
       En 2008, fui a Arrasate-Mondragón para informar sobre el asesinato del exconcejal socialista Isaías Carrasco. Me encomendaron realizar labores de producción y coordinación en el despliegue que hizo allí TVE. Viví doce horas de uno de aquellos torbellinos informativos que pusieron patas arriba al país en vísperas de unas elecciones generales. No tuve que intervenir en ningún directo ni escribir ni una sola línea para la tele. Ya de vuelta en Vitoria, entendí que no debía olvidar ni un solo detalle de aquella experiencia. Escribí a borbotones un artículo titulado “Mi Dragón va a Arrasarte” que fue la primera entrada de un blog al que llamé “Euskizofrenia”. Ahí sigo volcando mis análisis, mis opiniones y ¿por qué no decirlo? el amargo líquido que, a veces, destila mi vesícula biliar… Todo lo que ocurrió tras el asesinato de Fernando Buesa y mi decisión de abandonar la crónica política a las órdenes de Urdaci lo conté en una Mesa Redonda organizada por Zaitu en Vitoria en 2011. La transcripción de mis palabras se puede leer aún en un artículo titulado “Manipulación informativa: daño colateral del terrorismo”, publicado en Euskizofrenia el 26 de febrero de 2011.

      7 trabajadores de medios de comunicación han sido asesinados por la violencia terrorista desde 1977. ETA asesinó en 1978 a José María Portell (director de “La Hoja del Lunes” de Bilbao y redactor jefe de “La Gaceta del Norte”), en 2000 a José Luis López de la Calle (colaborador de “El Mundo”), y en 2001 al director financiero de “Diario Vasco” Santiago Oleada.
     Pistoleros ultraderechistas asesinaron en 1989 en Madrid a Josu Muguruza, redactor jefe de “Egin” y diputado electo de HB. En 1985, el corresponsal de “Egin” en San Juan de Luz Javier Galdeano fue asesinado por el GAL. La ultraderechista “Triple A” envió sendas bombas que asesinaron a dos conserjes de “El País” y “El Papus” en los años 70.
      Otros muchos compañeros sufrieron atentados y pudieron contarlo: Gorka Landáburu, Santiago Silván, Aurora Intxausti, Juan Palomo, Carmen Gurruchaga, Mikel Muez, Pedro Briongos, Enrique Ibarra, Carlos Herrera, José Javier Uranga, Jesús María Zuolaga, David Jiménez, Raúl del Pozo, Alfredo Semprún, Agustín Yanel, Antonio San José, Marisa Guerrero…

     El policía francés Jean Serge Nérin fue la última persona asesinada por ETA el 16 de marzo de 2010. Ahora afrontamos una difícil tarea: cumplir el mandato de la Ley de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo que, en su preámbulo, menciona los cuatro principios que la inspiran: Memoria, Dignidad, Justicia y Verdad. Impartir justicia no está entre mis competencias. Mantener la dignidad, recordando mi verdad, sí. En ello estamos.  

domingo, 10 de octubre de 2021

PEDRO SÁNCHEZ NOS DA UNA LIMOSNA A LOS LOCOS

Estoy en Madrid, donde a mediodía me voy a manifestar entre Atocha y Sol junto a la Federación Salud Mental que agrupa a 17 asociaciones de esta comunidad. Este 10 de Octubre es el Día Mundial de la Salud Mental y el presidente del gobierno aprovechó ayer la ocasión para ponerse una medalla con un Plan de Acción en el que promete una limosnita de 100 millones de euros para resolver un problema que España tiene desde que en los años 80 se abrieron los manicomios y se dejó que fueran las familias de los psiquiatrizados quienes se comiesen el marrón de cuidarlos. Tras décadas de caos en que cada una de las 17 autonomías ha hecho lo que le ha dado la gana para mejorar la situación de esas personas, ahora Sánchez promete resolverlo con 100 millones de euros. Espero que en su familia no haya habido ningún conato de suicidio que le haya obligado a reaccionar. Sólo cuando este problema te pellizca el alma en tu entorno familiar se suele pasar del pasotismo a la acción. Dice el presidente que también se va a crear en las próxima semanas un teléfono de prevención del suicidio que atenderá durante las 24 horas a los 47 millones de españoles. Anda que no les ha costado hacer algo. Ahora hace falta que sea útil. En mi programa de Radio 5 Todo Noticias "Mi Gramo de Locura" llevo 6 años reclamando un teléfono de 3 cifras como el 016 que se usa contra la violencia machista. ¿Por qué no implantar el 017 o el 013 para que ante cada llamada de socorro de un posible suicida o sus familiares la persona afectada reciba atención inmediata de profesionales de la psicología o psiquiatría y se pongan en marcha los recursos sociosanitarios que hay en las 17 autonomías? Mucho me temo que el Gobierno de España pondrá en marcha otro teléfono de 9 cifras que nadie recordará en el momento límite en que alguien está a punto de matarse. Ahora mismo ya hay 3 teléfonos gratuitos de 9 cifras: el 900 92 55 55 del Ayuntamiento de Barcelona, el 911 385 385 de la Asociación La Barandilla y el 717 003 717 del Teléfono de la Esperanza. ¿Solucionaremos algo añadiendo 9 número más a este mar de cifras? Me temo que no. Dicen que poner en marcha un número de tres dígitos debe tener una gran complejidad. Pobrecitos los gobernantes que no saben cómo hacer para solucionar un problema que cuesta 3600 vidas al año en España, según datos oficiales. Hay quienes sostienen que en realidad se pueden suicidar cada año hasta 10.000 personas en España. En fin. Voy a preparar mi grabadora y mi cámara de fotos. A las 12 del mediodía me esperan mis amigos de las 17 asociaciones madrileñas de la Federación de Salud Mental de esta comunidad. Pedro: déjate de limosnas, que bienvenidas son, y haz que el Plan de Acción 2021-2024 que has prometido sirva para algo. Venga, chavalote. A currar...

sábado, 25 de septiembre de 2021

EL HOMICIDIO INSTITUCIONAL DE KOLDO ARRIBILLAGA. OSAKIDETZA NO LE OPERÓ POR NO TENER DOMICILIO.

No hay película que supere en su guión la situación de desamparo institucional que vivió en sus dos últimos años de vida el vitoriano KOLDO ARRIBILLAGA. Gasteiz presume de ser una ciudad con vocación de respeto a los derechos humanos de todos. Osakidetza alardea de que somos la repanocha sanitariamente, tanto que rebautizaron la consejería correspondiente cambiando Sanidad por Salud. Contar la historia de KOLDO ARRIBILLAGA da escalofríos. ¿Quién será el siguiente ciudadano al que dejen tirado en la calle entre el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria? Hagan juego, la ruleta rusa de la burocracia institucional y de la descoordinación de los Servicios Sociales ha empezado a girar. El próximo puedes ser tú... O Usted... Los políticos no, tranquilos... Ellos sólo pisan moqueta y no saben lo que es vivir de forma miserable por su culpa... CAPÍTULO 1º. JULIO 2019 Koldo Arribillaga y su madre son desahuciados de la vivienda donde residían en la calle Cuchillería de Vitoria. ¿Razón? Impago de crédito hipotecario. La mujer fue ingresada en una Residencia de Ancianos. Koldo tuvo que elegir entre dormir en la calle o alojarse en un local de su propiedad que antes había sido bar. Prefirió tener un techo para cobijarse. CAPÍTULO 2º. ENERO 2020 "Apatrullando" la ciudad, la Policía Municipal de Vitoria descubrió que en el local de Koldo Arribillaga había luz de noche. Entraron, le identificaron, inspeccionaron aquello que fue un bar en el pasado y al cabo de unas semanas Koldo recibió una carta del Servicio de Edificaciones del Ayuntamiento: se le ordenaba el "cese definitivo del uso vividero del local" o le multarían con sucesivas "multas coercitivas" por importe de 600 euros mensuales. ¡Toma ya! Los Servicios Sociales municipales de Vitoria le atendieron pero no encontró una "solución habitacional urgente". Siguió viviendo en su bar con su perro. Cuando paseaba a su mascota se le notaba hecho polvo por su lento y dificultoso caminar. CAPÍTULO 3º. JULIO 2020 Koldo Arribillaga pasa por el Hospital de Txagorritxu por el gravísimo estado de su corazón. Tenía una estenosis aórtica que obligó a ponerle una válcula para recuperar el tránsito arterial y el oxígeno en sangre. CAPÍTULO 4º MAYO 2021 Acompañado por representantes de DERECHO A TECHO y ARGILAN-ESK, Koldo Arribillaga da una rueda de prensa frente al Ayuntamiento de Vitoria. Allí denunció que Osakidetza se negó a operarle a corazón abierto porque "carecía de una vivienda adecuada para pasar el postoperatorio de la operación a corazón abierto que le pautaron. CAPÍTULO 5º SEPTIEMBRE 2021 A primeros de este mes, Koldo ingresó muy enfermo en el hospital de Txagorritxu, donde murió el día 8 de Septiembre de un infarto. Según los cardiólogos, el infarto es la consecuencia lógica más o menos inmediata de una estenosis aórtica no tratada ni operada. ¿VERGÜENZA INSTITUCIONAL? DE ESO NO TIENEN... Por instituciones no será... Tenemos de sobra, cada acumula sus competencias como un tesoro que permite enriquecerse a sus gestores y políticos a costa del dinero de todos. Yo vivo en un concejo que tiene una Junta Administrativa (nº 1), dentro de una ciudad con su Ayuntamiento de 27 concejales y un equipo de gobierno del PNV-PSE (nº 2), que a su vez está enclavado en un "territorio histórico" que tiene su Diputación de Álava con su gobierno PNV-PSE y su propio parlamento, llamado Juntas Generales (nº 3) que a su vez está en una Comunidad Autónoma Histórica (historia que no falte) que se llama Euskadi y posee un gobierno en manos del PNV_PSE y parlamento con 75 escaños y un montón de funcionarios (nº 4). No voy a seguir más arriba para llegar al Gobierno de España, el inútil Senado, el corrupto Congreso, la ociosa y sospechosa Casa Real, la Unión Europea, la OTAN, la ONU, etc, etc, etc.... Hasta la pandemia Euskadi estaba repleta de ventanillas burocráticas de diversas instituciones a las que tenías que acudir para hacer cualquier cosa. Como ya denunció Euskizofrenia en abril, las Administraciones Públicas han decidido desaparecer del mapa para sustituir la atención presencial por la telefónica. ¿Cuántas vidas como la de Koldo Arribillaga habrá costado esta decisión tomada, a buen seguro, para favorecer el crecimiento de las corporaciones multinacionales y nacionales que venden seguros médicos, residencias privadas para los mayores, empleos esclavizantes, etc, etc, etc...? Espero que los responsables de la muerte de Koldo Arribillaga sufran de terribles pesadillas por su culpa que, como siempre, quedará impune... Sin embargo, ya se encargarán de que nos olvidemos pronto del asunto mientras piensan en la próxima medalla que se van a poner por su "BRILLANTE GESTIÓN".... PUAGGGGGGGGGGGGGG.... (NOTA DEL AUTOR: LA FOTO Y ALGUNOS DATOS UTILIZADOS EN ESTA ENTRADA PROVIENEN DE LA SIGUIENTE INFORMACIÓN DE "EL SALTO":

domingo, 12 de septiembre de 2021

EN MEMORIA DE ÍÑIGO ECHEVARRÍA, SOCIALISTA Y LUCHADOR ANTIFRANQUISTA

El pasado 28 de agosto fallecía IÑIGO ECHEVARRÍA BOROBIA (1956), veterano militante de CCOO en la empresa pública CORREOS, en la que trabajó mas de cuarenta años, y en la que asumió res- ponsabilidades, en la Sección Sindical y en el Comité de Empresa, siempre luchando, para mejorar las con- diciones laborales, reducir las cargas de trabajo, ampliar las plantillas, aumentar las secciones de reparto, y solidarizarse con las luchas de la clase trabajadora. IÑIGO fue, sin duda, una de esas personas imprescin- dibles de las que hablaba BERTOLT BRECHT, porque desde muy joven comprometió su vida en la lucha por el socialismo y la libertad. Ahora, que el nuevo PROYECTO DE LEY DE MEMORIA DEMOCRÁTICA inicia su andadura en el CONGRESO DE LOS DIPUTADOS, para hacer realidad los principios de verdad, justicia, reparación y de- ber de memoria, que no fue capaz de garantizar la LEY DE MEMORIA HISTÓRICA DE 2007, conviene recordar y reivindicar a aquellas personas que, como IÑIGO (JOSU), lucharon contra el franquismo y el capitalismo en condiciones muy difíciles, contribuyendo a la restauración de las libertades en nuestro país aun a costa de pagar un alto precio. IÑIGO era uno de los ocho hijos de ROSARIO y RAMÓN, éste trabajador de ICOA. Una familia tra- bajadora de procedencia rural, desplazada en 1.971 desde el concejo alavés de URBINA. IÑIGO era estu- diante en la ESCUELA DIOCESANA DE FORMACIÓN PROFESIONAL DE ARRIAGA, en la que cursaba estudios de electrónica, cuando ingresó, junto con su hermano KOLDO (ABEL), con quien era uña y carne y trabajaba en FORTE HISPANIA, en las organizaciones socialistas (PSOE, JJSS, y UGT) que en aquel momento no estaban orgánicamente diferenciadas. Corría el año 1974, y el fantasma del paro masivo, la inflación, y el estancamiento económico, estaban profundizando el giro a la izquierda en toda EUROPA. Un ambiente que se reflejaba en procesos de lucha que hicieron estremecer las estructuras económicas y polí- ticas en FRANCIA, ITALIA, GRECIA, o PORTUGAL con la Revolución de los Claveles. IÑIGO formaba parte de la COORDINADORA DE ESTUDIANTES, integrada por trabajadores y es- tudiantes del INSTITUTO FRANCISCO DE VITORIA, JESUS OBRERO, SAN VIATOR o DIOCESANAS, y cuando acabó sus estudios pasó a integrar el frente obrero, y participar en la COORDINADORA OBRERA DE VITORIA. La militancia sindical o política durante la dictadura era actividad de alto riesgo y eran miles las personas procesadas por el TRIBUNAL DE ORDEN PÚBLICO, o la JURISDICCIÓN MILITAR, e incon- tables los arrestos por impago de multas gubernativas, en aplicación de la LEY DE ORDEN PÚBLICO, des- pidos, sanciones laborales, perdidas de matricula o expulsiones de la Universidad, denegación de certifica- dos de buena conducta o de pasaporte. Su primera detención se produjo en junio de 1975, cuando repartía propaganda junto a CHAVO, en la zona industrial de ARRIAGA. El 11 de junio había sido convocada una Jornada General de Lucha por varias organizaciones entre las que estaban PSOE y UGT. Se denunciaba el Estado de Excepción decla- rado por FRANCO en abril de ese año, en BIZKAIA y GIPUZKOA, y contra la pena de muerte. La dictadura estaba ejerciendo una sistemática violencia sobre la población civil, con el apoyo de bandas de extrema derecha como los Guerrilleros de Cristo Rey. Registros en domicilios o en plena calle, torturas, vejaciones, cacheos, controles de carretera, y legalización del terror que se aplicaba también en Álava. La Guardia Civil los torturó sin piedad. IÑIGO, después de varios días incomunicado, pasó a la CÁRCEL DE NAN- CLARES DE LA OCA, con el rostro hinchado, un diente roto, los testículos inflamados, y la acusación de asociación ilícita y propaganda ilegal. Sin agua durante las primeras 24 horas, ni ropa por la noche a pesar del frio, les llegaron a meter una pistola en la boca amenazando con matarlos diciendo que los tirarían por la ventana y dispararían después por fuga. Junto a ellos, fueron también detenidos su hermano KOLDO y otros seis socialistas. MIKEL SEPTIEN, responsable del aparato de propaganda y formación, y JOSE MI- GUEL SUESCUN, responsable del grupo El Pilar, tuvieron que huir para no ser también detenidos. De su defensa se encargó el socialista FERNANDO MÚGICA, y CRISTINA VALVERDE, Coordinadora de las Organizaciones Socialistas, de acudir a su casa para tranquilizar a sus padres y explicarles la situación. La segunda detención se produciría pocos meses después, con motivo de la convocatoria de huelga general los días 29 y 30 de septiembre, en denuncia por las ejecuciones de tres miembros acusados de pertenecer al FRAP (BAENA, SANCHEZ, y GARCIA) y dos a ETA PM (TXIKI y OTAEGUI). Mas de cuaren- ta detenidos, entre los que se encontraba, nuevamente, IÑIGO. Fue torturado salvajemente e incomunicado en la CÁRCEL DE NANCLARES DE OCA, debido al estado de excepción, hasta que fue puesto en liber- tad, sorpresivamente, el 21 de noviembre, justo el día después en que finalmente moría el dictador. IÑIGO era uno de los cientos de miles de represaliados por luchar por los intereses de la clase trabajadora y por ejercer sus derechos, y podía gritar con ALBERTI “Me hirieron, me golpearon, y aunque me dieron la muer- te nunca jamás me doblaron”· La tercera detención se produjo después de las huelgas del 3 de marzo de 1.976. IÑIGO había sido elegido delegado por ÁLAVA al XXX CONGRESO DE LA UGT. Un congreso que se celebraba en la semi- clandestinidad, en Madrid, a mediados de abril, gracias a las extraordinarias luchas protagonizadas por la clase obrera y las presiones ejercidas por el movimiento sindical internacional. Sin embargo, no pudo asistir porque fue detenido, junto a CRISTINA VALVERDE y JOSE ANGEL LECUONA, también delegados, y la libertad de los tres fue la primera resolución del Congreso, aprobada por aclamación. Después se inició la llamada TRANSICIÓN, y las expulsiones en las organizaciones socialistas. IÑIGO, ya funcionario de CORREOS, mantendría su actividad sindical hasta 1.984, cuando la mayoría ab- soluta del PSOE en el Gobierno demandaba una UGT sumisa, lo que provocó la disolución de la UGT de ALAVA que mantenía una posición crítica con la política socialista. Tras la disolución del sindicato socialis- ta, IÑIGO, junto a ISIDORO y otros compañeros de trabajo, como MUNI, crearon la SECCION SINDICAL de CCOO de CORREOS. Aunque a finales de los años noventa se incorporó a IU, junto a su hermano KOLDO, su amigo SEPTIÉN, y otros socialistas, ha sido la actividad sindical la que le ha ocupado activa- mente hasta su jubilación hace cinco años. IÑIGO, cartero de profesión, ha sido una persona sencilla y valiente, amante de la montaña, la pala, el mus, y la huerta, jovial y amistoso, padre cariñoso, abuelo complaciente los últimos meses de su vida, y siempre, siempre, luchador infatigable y tenaz, en defensa de los intereses de la clase trabajadora. El cán- cer que le diagnosticaron hace cuatro años, justo un año después de jubilarse, ha acabado finalmente con su vida, pero no ha impedido que durante ese tiempo se “aferrara a la esperanza como un lazo, como una cuerda”, como dice la canción LONG WAY FROM HOME que su hijo BEÑAT le ha dedicado tras su muerte. Su lucha contra el cáncer, su valentía aceptando nuevas terapias y tratamientos, no le han impedi- do desarrollar una vida activa en la que ha ocupado un lugar prominente su compañera ENCARNI, su hija CLARA, su hijo BEÑAT, su nieta EMMA, y toda su familia. Cantaba LABORDETA: “Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra, que ponga libertad. También será posible, que esa hermosa mañana, ni tu, ni yo, ni el otro, la lleguemos a ver: pero habrá que forzarla, para que pueda ser”. Y también: “El quiso ser palabra sobre el río al amanecer, y caminó por viejas esperanzas que nadie entendió. Dejó después la mano entre las manos, y se nos marchó con un suave silencio que el viento rompió”. La clase trabajadora, y la sociedad, tenemos una deuda con personas como IÑIGO, que en pleno franquismo lucharon contra la dictadura en defensa de la libertad, y durante toda su vida han trabajado con honestidad para construir un mundo mejor y más justo. (4/9/21) CRISTINA VALVERDE Y ARTURO VAL DEL OLMO

domingo, 23 de mayo de 2021

¿OstiaCínica o Viagra? ¿AstraZeneca o Pfizer? ¿Susto o Muerte?

Cuando la Política se impone a la Ciencia, pasa lo que pasa... 83.000 vascos tenemos que decidir si nos ponen una segunda dosis de OstiaCínica (AstraZeneca) o Viagra (Pfizer). Y no, no nos pone cachondos tener que elegir. El Comité de Bioética de España dictó sentencia para quitarle responsabilidad al Gobierno de Pedro Sánchez y nos permite escoger entre las dos vacunas, pero si preferimos OstiaCínica tendremos que firmar un documento de consentimiento... ¿Por qué? Seguro que tiene que ver con la asquerosa política chapucera que gobierna España. Las autonomías de Madrid y Andalucía son partidarias de repetir con OstiaCínica. En ambas comunidades gobierna la derechona y apostaría doble contra sencillo a que el Gobierno de Pedro Sánchez ha dado instrucciones a su Comité de Bioética para que con su consejo les de un zasca en toda la jeta a Isabel Díaz Ayuso y Juan Manuel Moreno Bonilla: si los ciudadanos madrileños y andaluces quieren OstiaCínica, que lo digan por escrito y nos eximan de responsabilidad en caso de trombosis. Mezclar la Salud Pública
con los intereses políticos sectarios es vomitivo, pero desde el comienzo de la pandemia hemos sufrido las consecuencias de tener un país con un Ministerio y 17 Consejerías de Sanidad. La ciudadanía está harta de políticos y políticas sacando músculo o pecho para demostrar su poder a la hora de recetar el mejor remedio anti-Covid. ¿Por qué no se ha seguido el criterio único que dictaba desde el principio la EMA, Agencia Europea del Medicamento? No es la primera vez que los políticos intentan echar su meadilla encima de la ciencia para marcar territorio como los perros. En Euskizofrenia ya denuncié en octubre que "la ex-consejera vasca de Salud Nerea Murga apartó hace más de un año al Servicio Público de Epidemiología en favor de un grupo de gestores de su confianza. También el Gobierno de España nos engañó cuando aseguró que un Comité de Expertos asesoraba al omnipresente Fernando Simón. Mentira cochina." Ahora, la Bioética salta a la cancha donde jugamos el partido mortal contra la pandemia para intentar disimular la politización de los consejos científicos. El digital "Business Insider" publicó en marzo las razones por las cuales la vacuna anglosueca OstiaCínica, está manchada por una polémica continua, de la que no es ajena el Brexit o la codicia de quienes han producido y acumulado en Italia millones de viales sin licencia...
El 1 de Mayo me tocó vacunarme con OstiaCínica. El Gobierno Vasco había recibido una avalancha de viales de AstraZeneca ya había que acelerar el proceso para inmunizar a la mayor cantidad de personas. Los profesionales sanitarios que nos atendieron hicieron lo que pudieron pero la desorganización en el HUA de Vitoria era palpable. Cuando llegamos a la cuarta planta, había cuatro colas diferentes sin personal suficiente como para dirigir al ganado humano a la ventanilla correspondiente. Incluso llegúe a oir gritos contra ciudadanos que no sabían dónde esperar. ¿Distancias de seguridad? Ni pa Dios. Finalmente, una hora después de la hora de la cita, me inyectaron OstiaCínica y cuando a la amable enfermera encargada de vacunarme le dije que era una lástima que no hubiera periodistas para poder contarles el caos que había presenciado, se le ocurrió hacernos un selfie de ese momento histórico de mi vida. Ahora tengo que decidir si repito o cambio de marca... Como no soy Premio Nobel de Medicina, seguiré el consejo que nos daban los mayores a los jóvenes a la hora de iniciarnos en el consumo de alcohol: "cuidado con mezclar, que las resacas son peores".

domingo, 16 de mayo de 2021

ALAVÉS 4, LIVERPOOL 5. Que 20 años no es nada...

Yo estuve allí. El 16 de mayo de 2001 fui uno de los 5.000 alaveses que vieron en el WestfallenStadion de Dortmund la proeza de un equipo de fútbol que alcanzó la final de la Copa de la UEFA en su estreno en esa competición. Durante 4 días como enviado de TVE en Alemania me hinché a trabajar para reflejar la emoción de la parroquia albiazul que vivió aquel sueño de llegar a lo más alto del fútbol europeo. Aquella temporada yo debuté como periodista deportivo después de haberme negado a ser el mamporrero de Alfredo Urdaci en la información política que tan asquerosamente manipulaba a beneficio del PP aquel jefe de informativos de TVE. El Karma existe y premió mi buena acción permitiéndome llevar al Alavés a Dortmund y al Baskonia a Bolonia a otra final europea. Jamás olvidaré a mi tocayo José Manuel Esnal "Mané" y su buena mano de entrenador para sacar oro de las piernas de jugadores como Javi Moreno, Karmona, Desio, Pablo, Contra o Jordi Cruyff. Yo le había visto 20 años antes en el banquillo del Valmaseda cuando el alcalde de mi Valle de Mena jugaba bajo sus órdenes. Mané se convirtió en el padre de una gran familia en la que los periodistas no éramos considerados enemigos peligrosos como ahora. 20 años después me he convertido en el único informador vetado por Alavés-Baskonia. Tengo prohibido el acceso a las instalaciones deportivas que pago con mis impuestos cuando en ellas esos dos clubes compiten, entrenan o dan ruedas de prensa. Y todo por criticar en este blog y en mi libro AGENTE DOBLE EN TRES FINAL FOUR las corruptelas, amenazas y conductas mafiosas de Álvaro Martínez Berrueta, el periodista que contrató Querejeta para intimidar a cualquier medio de comunicación que se atreviese a ser crítico con ambos clubes. Sin embargo, siempre recordaré con cariño aquella hazaña alavesista que me tocó cubrir profesionalmente. Nunca olvidaré los gloriosos partidos jugados en Noruega (Rosenborg 1, Alavés 3) e Italia (Inter de Milán 0. Alavés 2). A la semifinal en Alemania contra el Kaiserlautern que ganamos con
un resultado global de 9-2 tras los dos encuentros no pude ir porque coincidió con la primera final de la Euroliga que jugó el Baskonia contra el Kinder de Bolonia. Pero donde me doctoré como alavesista fue cuando en la mítica final de Dortmund me encargaron seguir a los 5.000 alavesistas que vieron el partido en directo. Mis jefes me situaron a pie de campo, tras la portería en la que al final Geli marcó aquel definitivo y doloroso autogol del 5-4. Era el estreno del llamado "gol de oro" que en realidad fue un gol de mierda para la afición albiazul. Esta mañana he estado repasando mis reportajes y crónicas de aquellos días. Un equipo de una pequeña ciudad vasca se enfrentaba a un grande de Europa. Siempre que he acompañé al Alavés o al Baskonia en sus viajes aluciné con el comportamiento de nuestras aficiones. Sabemos divertirnos y animar sin provocar incidentes. 3 trenes con 2.000 alavesistas llegaron a Dortmund trs 17 horas de viaje. Al llegar a la ciudad, pudieron comer la paella para 3.000 personas que les prepararon las instituciones alavesas. La plaza de Reinoldik de Dortmund se convirtió en la Plaza de la Vírgen Blanca . Los bomberos de Vitoria recrearon la Bajada de Celedón. Tras aquella derrota que supo a victoria a una afición que 11 años antes veía jugar a su equipo en 3ª división, decenas de miles de personas recibieron a los Héroes de Dortmund en la capital de Euskadi. ¡Aupa Alavés! !Aupa aquel Alavés y aquella forma de entender el deporte! Todo lo que me pasó después me convirtió en hincha del rugby. ¡Viva la melé!

domingo, 9 de mayo de 2021

CATELLA-VITALQUILER: EL FONDO BUITRE DEPREDADOR DE MUJERES Y NIÑOS

Anastasia, Chaymae y Amaia, son las tres mujeres que han dado la cara en Vitoria esta semana en nombre de STOP-DESAHUCIOS para denunciar la injusticia que esconde la avalancha de noticias sobre la pandemia. Chaymae y sus 3 hijos vivían en una de las 500 VPO (Viviendas de Protección Oficial) que el Fondo Buitre sueco CATELLA compró hace un año a Vitalquiler. A la familia de Chaymae los buitres de CATELLA-VITALQUILER le dieron una hora para desalojar su piso a causa de una deuda de 767 euros. Los depredadores inmobiliarios se han quedado con los 4.000 euros que depositó como fianza.
Incluso tuvieron la desvergüenza de pedirle 1.000 euros si querían recuperar sus pertenencias. Vitalquiler lo crearon hace 20 años entre Caja Vital (actual KUTXABANK) y el grupo empresarial ADANIA para promover pisos protegidos de alquiler. Hace 8 años, Euskizofrenia ya denunció la estafa que los políticos que hay detrás de Vitalquiler perpetraron contra 700 familias que se creyeron que habían arrendado pisos de alquiler social. Los 3 partidos del trifachito vasco se repartieron el control de las cajas de ahorros para llevárselo calentito. PNV, PSE y PP... La misma mierda es... Había políticos que llegaban a cobrar casi 200.000 euros al año. La especulación inmobiliaria da pingües beneficios. Ahora, 500 de las 868 VPO de Vitalquiler pertenecen a un Fondo Buitre sueco. La primera familia desahuciada es la de Chaymae. Junto a ella estaba otra "experta en desalojos". Anastasia
Nikefi fue desahuciada hace 5 años. Le otorgaron una vivienda provisional de la que le echaron a los dos meses. Algún funcionario entendió que pasaba poco tiempo en casa cuando la pobre Anastasia no hacía otra cosa que moverse por la ciudad en busca de trabajo, pero en Vitoria tener la piel negra es un problema para encontrar empleo. Anastasia fue separada entonces de sus hijos. Ella se tuvo que meter en un albergue y a los niños se los llevó la Diputación Foral de Álava. Anastasia cree que se los robaron y que están mal atendidos. Ella lleva viviendo 26 años en Vitoria y sigue sin estar empadronada. Culpa de ello a la mafia de cieras empresas inmobiliarias y de algunos propietarios de pisos. Asegura Anastasia que un casero le ha llegado a pedir 600 euros por firmarle un contrato de arrendamiento que le dé derecho al empadronamiento. Ello aparte del precio del alquiler y la fianza. Añade que hay propietarios que cobran 200 euros mensuales por otorgar papeles a los inmigrantes, gracias a los cuales podrán cobrar la Renta de Garantía de Ingresos. STOP DESAHUCIOS ha realizado varias denuncias ante los tribunales para que se investigue el comportamiento de CATELLA-VITALQUILER y sus cláusulas abusivas. La jueza Belén González Martín que firmó el desahucio de Chaymae lo justificó alegando que si había podido pagar parte de su deuda con CATELLA quería decir que no era vulnerable. Los tratados internacionales firmados por España prohiben el desalojo de familias como la de Chaymae, que cobraba 800 euros mensuales de ayudas sociales y 200 por la pensión de sus hijos. Más del 60 por ciento de sus ingresos se le iban en gastos de vivienda y hace un año dejó de pagar la renta por culpa de la pandemia. Ante la urgencia del Fondo Buitre por recuperar el piso que ocupaba Chaymae, la jueza no pidió los informes de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Vitoria que habrían acreditado la crítica situación de esta mujer y sus tres hijos. Los buitres se han zampado a una familia más. ¿Cuántas estarán a punto de ser devoradas? Mientras, el PNV, el PSE y el PP miran a otro lado... Sus negocios van viento en popa.