Páginas vistas en total

domingo, 14 de noviembre de 2021

EUNEIZ: LA PENSIÓN VITALICIA DE QUEREJETA

El PentaFachito (PNV-PSE-PP-C's-Vox) le ha anticipado un regalo de cumpleaños a Josean Querejeta. El presidente de Saski-Baskonia hará 65 años en marzo y el Parlamento Vasco le ha otorgado el privilegio de montar un chiringuito universitario bajo el nombre de EUNEIZ que impartirá dos grados que ya se pueden estudiar en la universidad pública vasca. Esta quimera académica sueña con tener 2.000 alumnos a los que se cobraría 8.000 euros al año. Como el papel lo soporta todo, también asegura que buena parte de sus estudiantes vendrán de China, Australia y Oriente Medio. La Diputación de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria financiarán con un millón de euros esas facultades privadas.
Al Capo del Alavés y el Baskonia no se le puede negar nada. Euneiz es sólo una parte de un gigantesco proyecto empresarial llamado ARABA-GASTEIZ SPORT CAPITAL que pretende conseguir 30 millones de euros de dinero público para beneficio de Querejeta y los suyos. Este plan elitista de fomento del deporte profesional incluye la ampliación de todas las instalaciones que poseen Alavés y Baskonia, incluyendo la reforma del BAKH, su ciudad deportiva. También se construirá un colegio internacional, una academia de futbol, una residencia para estudiantes y deportistas y un centro de investigación y medicina deportiva. Montar castillos en el aire es fácil si los arquitectos cuentan con el dinero de los contribuyentes. La sede de la Universidad EUNEIZ será el edificio de Caja Vital construido sobre los mismos terrenos que compró Saski-Baskonia en una vergonzosa subasta pública en la que Querejeta logró comprar por 8 millones algo que valía el doble. Querejeta adquirió en 2004 las 5 parcelas que rodean el Buesa Arena por el precio que le dio la gana. En una de ellas montó el BAKH y vendió las 4 restantes. Parte de aquellos terrenos los usó
Caja Vital para levantar el Cromosoma, un edificio inteligente que ha acabado vacío como un tonto abandonado y del que ahora se aprovechará Saski-Baskonia. Contar las verdades del barquero y la porquería que se esconde bajo las moquetas del Emporio Querejeta me costó en 2017 el veto para acceder como informador a las instalaciones deportivas municipales y forales en las que Alavés y Baskonia juegan partidos y dan ruedas de prensa. Pago con mis impuestos los chiringuitos albiazul y azulgrana en los que está prohibido ejercer el periodismo bajo la amenaza de la calumnia y la exclusión. Aquella tarjeta roja que me sacaron entonces es una de mis más valiosas medallas profesionales, que plasmé en un libro titulado AGENTE DOBLE EN TRES FINAL FOUR. Ayer me manifesté junto a un millar de pensionistas alaveses que no tienen la suerte de Querejeta. El poder adquisitivo de nuestros mayores se reduce año a año mientras las instituciones vascas otorgan al presidente de Saski-Baskonia el privilegio de recibir toneladas de dinero público a pesar tener un historial fiscal plagado de pecados: en 2014 la Hacienda de Álava rescató al Baskonia con un plan especial de pagos para abonar una deuda de 7'5 millones de euros. Por aquel entonces, Querejeta se puso en "modo plañidera" para llorar ante las instituciones por las graves dificultades financieras que atravesaba el club con varios procesos judiciales abiertos por impagos a exjugadores y exentrenadores. Además, entre 2008 y 2013, la Hacienda Alavesa le perdonó una deuda de
10 millones de euros. Para amnistía fiscal, la alavesa. Todo el mundo sabe en Vitoria que hacer negocios con el Emporio Alavés-Baskonia tiene un enorme riesgo: a la hora de pagar, Querejeta se hace el sueco. O reclamas tu deuda ante los tribunales o la canjeas por un carnet de abonado en Mendizorroza o el Buesa Arena. Que no se me olvide felicitar a José Antonio Querejeta el 19 de Marzo de 2022. Cumplirá 65 años con un regalo que se llama Euneiz. Queridos alaveses y alavesas: id rascando vuestros bolsillos. Os guste el deporte profesional o no, tendremos que pagar a escote los caprichos del Capo di tutti Capi de Álava.