Páginas vistas en total

domingo, 2 de mayo de 2021

El virus VOX ataca a la memoria de las víctimas del terrorismo y los derechos de los trabajadores.

"VoXmito": dícese de la reacción que provoca la ultraderecha en los demócratas. Se manifiesta con ganas de devolver lo comido, sarpullidos verdes y dolor de cabeza. El virus VOX puede matar más que el COVID. Recordemos a Hitler, Stalin o Mao. Los trabajadores vascos no podíamos salir de nuestros municipios para manifestarnos el 1 de mayo, pero Ortega Smith sí... El secretario general de los fachas españoles vino a Vitoria para hacer campaña, vestido de cazador. Esperaba que alguien le agrediese para ganar votos el 4M en las elecciones madrileñas. La jugada le salió mal. Apenas hubo insultos aislados y sonidos de cacerolas de gasteiztarras a los que les indignaba la presencia de Ortega-Smith montando su circo fascista. Había más policías que manifestantes. VOX reunión apenas
a unas 30 personas alrededor del monumento levantado en Portal de Foronda en homenaje a los asesinados por ETA. Me gustaría saber qué sienten las víctimas cuando politicastros como Ortega Smith pisotean su memoria para conseguir unos votos. ¿Para cuándo se prohibirá intentar sacar rédito electoral de los crímenes terroristas? Seguro que nunca. Es un juego al que juegan todos. HA NACIDO UN SINDICATO VERTICAL: SOLIDARIDAD. FRANCO HA VUELTO. Vox también vino a Vitoria a atacar el derecho de los trabajadores a tener sindicatos. No en vano, la ultraderecha ha montado su propia central sindical a la que llama "Solidaridad".
Seguro que se afilian todos los terratenientes de España, los empresarios que defraudan al fisco, los esquiroles e ilustres vagos como Santiago Abascal, que en sus 45 años de vida no ha trabajado nunca. Vox arremetió contra los sindicatos tradicionales identíficándoles como devoradores de mariscadas, pero también puso en el punto de mira al "feminismo radical, los inmigrantes ilegales, el catastrofismo climático". Afortunadamente, nadie agredió en Vitoria a los portaestandartes fascistas del odio contra la mujer y los más desfavorecidos. Usan ropa de camuflaje para vociferar sus consignas guerreras, pero Álava es una tierra pacífica en la que nadie entró al trapo de estos toreros de tres al cuarto. Conteniendo el vóxmito, asistí ayer a un nuevo espectáculo bochornoso del partido de la Armera, la Molona y el Vibroso el mismo día de las últimas elecciones vascas, en que la ultraderecha se coló en el Parlamento Vasco... Asco...

No hay comentarios: