Páginas vistas en total

domingo, 12 de septiembre de 2021

EN MEMORIA DE ÍÑIGO ECHEVARRÍA, SOCIALISTA Y LUCHADOR ANTIFRANQUISTA

El pasado 28 de agosto fallecía IÑIGO ECHEVARRÍA BOROBIA (1956), veterano militante de CCOO en la empresa pública CORREOS, en la que trabajó mas de cuarenta años, y en la que asumió res- ponsabilidades, en la Sección Sindical y en el Comité de Empresa, siempre luchando, para mejorar las con- diciones laborales, reducir las cargas de trabajo, ampliar las plantillas, aumentar las secciones de reparto, y solidarizarse con las luchas de la clase trabajadora. IÑIGO fue, sin duda, una de esas personas imprescin- dibles de las que hablaba BERTOLT BRECHT, porque desde muy joven comprometió su vida en la lucha por el socialismo y la libertad. Ahora, que el nuevo PROYECTO DE LEY DE MEMORIA DEMOCRÁTICA inicia su andadura en el CONGRESO DE LOS DIPUTADOS, para hacer realidad los principios de verdad, justicia, reparación y de- ber de memoria, que no fue capaz de garantizar la LEY DE MEMORIA HISTÓRICA DE 2007, conviene recordar y reivindicar a aquellas personas que, como IÑIGO (JOSU), lucharon contra el franquismo y el capitalismo en condiciones muy difíciles, contribuyendo a la restauración de las libertades en nuestro país aun a costa de pagar un alto precio. IÑIGO era uno de los ocho hijos de ROSARIO y RAMÓN, éste trabajador de ICOA. Una familia tra- bajadora de procedencia rural, desplazada en 1.971 desde el concejo alavés de URBINA. IÑIGO era estu- diante en la ESCUELA DIOCESANA DE FORMACIÓN PROFESIONAL DE ARRIAGA, en la que cursaba estudios de electrónica, cuando ingresó, junto con su hermano KOLDO (ABEL), con quien era uña y carne y trabajaba en FORTE HISPANIA, en las organizaciones socialistas (PSOE, JJSS, y UGT) que en aquel momento no estaban orgánicamente diferenciadas. Corría el año 1974, y el fantasma del paro masivo, la inflación, y el estancamiento económico, estaban profundizando el giro a la izquierda en toda EUROPA. Un ambiente que se reflejaba en procesos de lucha que hicieron estremecer las estructuras económicas y polí- ticas en FRANCIA, ITALIA, GRECIA, o PORTUGAL con la Revolución de los Claveles. IÑIGO formaba parte de la COORDINADORA DE ESTUDIANTES, integrada por trabajadores y es- tudiantes del INSTITUTO FRANCISCO DE VITORIA, JESUS OBRERO, SAN VIATOR o DIOCESANAS, y cuando acabó sus estudios pasó a integrar el frente obrero, y participar en la COORDINADORA OBRERA DE VITORIA. La militancia sindical o política durante la dictadura era actividad de alto riesgo y eran miles las personas procesadas por el TRIBUNAL DE ORDEN PÚBLICO, o la JURISDICCIÓN MILITAR, e incon- tables los arrestos por impago de multas gubernativas, en aplicación de la LEY DE ORDEN PÚBLICO, des- pidos, sanciones laborales, perdidas de matricula o expulsiones de la Universidad, denegación de certifica- dos de buena conducta o de pasaporte. Su primera detención se produjo en junio de 1975, cuando repartía propaganda junto a CHAVO, en la zona industrial de ARRIAGA. El 11 de junio había sido convocada una Jornada General de Lucha por varias organizaciones entre las que estaban PSOE y UGT. Se denunciaba el Estado de Excepción decla- rado por FRANCO en abril de ese año, en BIZKAIA y GIPUZKOA, y contra la pena de muerte. La dictadura estaba ejerciendo una sistemática violencia sobre la población civil, con el apoyo de bandas de extrema derecha como los Guerrilleros de Cristo Rey. Registros en domicilios o en plena calle, torturas, vejaciones, cacheos, controles de carretera, y legalización del terror que se aplicaba también en Álava. La Guardia Civil los torturó sin piedad. IÑIGO, después de varios días incomunicado, pasó a la CÁRCEL DE NAN- CLARES DE LA OCA, con el rostro hinchado, un diente roto, los testículos inflamados, y la acusación de asociación ilícita y propaganda ilegal. Sin agua durante las primeras 24 horas, ni ropa por la noche a pesar del frio, les llegaron a meter una pistola en la boca amenazando con matarlos diciendo que los tirarían por la ventana y dispararían después por fuga. Junto a ellos, fueron también detenidos su hermano KOLDO y otros seis socialistas. MIKEL SEPTIEN, responsable del aparato de propaganda y formación, y JOSE MI- GUEL SUESCUN, responsable del grupo El Pilar, tuvieron que huir para no ser también detenidos. De su defensa se encargó el socialista FERNANDO MÚGICA, y CRISTINA VALVERDE, Coordinadora de las Organizaciones Socialistas, de acudir a su casa para tranquilizar a sus padres y explicarles la situación. La segunda detención se produciría pocos meses después, con motivo de la convocatoria de huelga general los días 29 y 30 de septiembre, en denuncia por las ejecuciones de tres miembros acusados de pertenecer al FRAP (BAENA, SANCHEZ, y GARCIA) y dos a ETA PM (TXIKI y OTAEGUI). Mas de cuaren- ta detenidos, entre los que se encontraba, nuevamente, IÑIGO. Fue torturado salvajemente e incomunicado en la CÁRCEL DE NANCLARES DE OCA, debido al estado de excepción, hasta que fue puesto en liber- tad, sorpresivamente, el 21 de noviembre, justo el día después en que finalmente moría el dictador. IÑIGO era uno de los cientos de miles de represaliados por luchar por los intereses de la clase trabajadora y por ejercer sus derechos, y podía gritar con ALBERTI “Me hirieron, me golpearon, y aunque me dieron la muer- te nunca jamás me doblaron”· La tercera detención se produjo después de las huelgas del 3 de marzo de 1.976. IÑIGO había sido elegido delegado por ÁLAVA al XXX CONGRESO DE LA UGT. Un congreso que se celebraba en la semi- clandestinidad, en Madrid, a mediados de abril, gracias a las extraordinarias luchas protagonizadas por la clase obrera y las presiones ejercidas por el movimiento sindical internacional. Sin embargo, no pudo asistir porque fue detenido, junto a CRISTINA VALVERDE y JOSE ANGEL LECUONA, también delegados, y la libertad de los tres fue la primera resolución del Congreso, aprobada por aclamación. Después se inició la llamada TRANSICIÓN, y las expulsiones en las organizaciones socialistas. IÑIGO, ya funcionario de CORREOS, mantendría su actividad sindical hasta 1.984, cuando la mayoría ab- soluta del PSOE en el Gobierno demandaba una UGT sumisa, lo que provocó la disolución de la UGT de ALAVA que mantenía una posición crítica con la política socialista. Tras la disolución del sindicato socialis- ta, IÑIGO, junto a ISIDORO y otros compañeros de trabajo, como MUNI, crearon la SECCION SINDICAL de CCOO de CORREOS. Aunque a finales de los años noventa se incorporó a IU, junto a su hermano KOLDO, su amigo SEPTIÉN, y otros socialistas, ha sido la actividad sindical la que le ha ocupado activa- mente hasta su jubilación hace cinco años. IÑIGO, cartero de profesión, ha sido una persona sencilla y valiente, amante de la montaña, la pala, el mus, y la huerta, jovial y amistoso, padre cariñoso, abuelo complaciente los últimos meses de su vida, y siempre, siempre, luchador infatigable y tenaz, en defensa de los intereses de la clase trabajadora. El cán- cer que le diagnosticaron hace cuatro años, justo un año después de jubilarse, ha acabado finalmente con su vida, pero no ha impedido que durante ese tiempo se “aferrara a la esperanza como un lazo, como una cuerda”, como dice la canción LONG WAY FROM HOME que su hijo BEÑAT le ha dedicado tras su muerte. Su lucha contra el cáncer, su valentía aceptando nuevas terapias y tratamientos, no le han impedi- do desarrollar una vida activa en la que ha ocupado un lugar prominente su compañera ENCARNI, su hija CLARA, su hijo BEÑAT, su nieta EMMA, y toda su familia. Cantaba LABORDETA: “Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra, que ponga libertad. También será posible, que esa hermosa mañana, ni tu, ni yo, ni el otro, la lleguemos a ver: pero habrá que forzarla, para que pueda ser”. Y también: “El quiso ser palabra sobre el río al amanecer, y caminó por viejas esperanzas que nadie entendió. Dejó después la mano entre las manos, y se nos marchó con un suave silencio que el viento rompió”. La clase trabajadora, y la sociedad, tenemos una deuda con personas como IÑIGO, que en pleno franquismo lucharon contra la dictadura en defensa de la libertad, y durante toda su vida han trabajado con honestidad para construir un mundo mejor y más justo. (4/9/21) CRISTINA VALVERDE Y ARTURO VAL DEL OLMO

1 comentario:

Unknown dijo...

Qué gran persona!!!A veces es difícil despedirse de alguien tan especial pero como pensamos tod@s los que te quisimos y te queremos sigues en nuestro corazón....te quiero